Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas - Usos y costumbres de las tierras bíblicas -

 

Click for Tel Aviv, Israel Forecast

Hora   de   Israel

HOME

ISRAEL

EL ESTADO

CIENCIA

CULTURA

RELIGION

FESTIVIDADES

CALENDARIO

NOTICIAS

Imágenes de Israel

Recetas de Cocina

Usos y Costumbres de las Tierras Bíblicas

El Casamiento Judío

Suscríbase y reciba las actualizaciones en su correo electrónico

 

Ayudando a los que Necesitan

¡Sume su firma contra el antisemitismo!

Adhiriendo al Petitorio que promueve el Congreso Judío Mundial para que la ONU condene inequívoca y específicamente a este resurgido flagelo.

Aportes de Israel

a la Humanidad

ARQUEOLOGIA BIBLICA

¿POR QUÉ DEBEMOS

AMAR Y ORAR

POR ISRAEL?

Símbolos Judíos

Profecías sobre Mashiaj - Mesías

e Israel

*cumplidas

*parcialmente cumplidas

*contemporáneamente cumplidas

Ieshaiáh/Isaías 53

Una traducción erudita judía

Conflicto

Arabe-Israelí

Los Palestinos y su Verdadera Identidad

Conferencias

Recomendá esta Página a un Amigo

  Nombre de tu amigo:

 

  E-mail de tu amigo:

 

  Tu Nombre:

 

  Tu E-mail:

 

   

al clikear una sola vez será enviado

Agregue esta web a sus Favoritos

Shalom Mission-Todo sobre Israel

Haga de

Shalom Mission

Su Página de Inicio

clic en la imagen

La Vida en los Tiempos Bíblicos

Las escuelas de Ur, cuando Abraham era niño

La expedición arqueológica presidida por Charles Leonard Woolley, llevada a cabo en Ur de los caldeos de 1922 a 1934, ha probado que existieron escuelas en la ciudad en que Abraham pasó su juventud. Se descubrieron ladrillos de arcilla, en los cuales los alumnos escribían sus lecciones, que indican algunas de las materias que se enseñaban en esas escuelas. Las clases de gramática incluían ejemplos de conjugación de verbos y lecciones de vocabulario al dictado. En aritmética tenían las tablas de multiplicar y dividir, y los más avanzados sabían raíz cuadrada y raíz cúbica, con enseñanza de geometría práctica. Estas revelaciones, conjuntamente con otros descubrimientos en Ur, nos dan idea de que Abraham provenía de una ciudad muy civilizada. Sin duda, él asistió a alguna de estas escuelas.

 

Diferencia en los vestuarios de hombre y mujer

La ley de Moisés prohibía al hombre usar vestido de mujer, y a la mujer usar vestido de hombre. El vestido de la mujer se diferenciaba por los detalles. Las túnicas y las capas femeninas eran más largas que las de los hombres. Las mujeres no sólo hacían sus propios vestidos sino también los de su esposo.

 

El turbante

Los judíos siempre usaban turbante en público, porque en ciertas estaciones del año era peligroso exponer la cabeza a los ardientes rayos del sol. Estos turbantes eran hechos de material grueso y se pasaba varias veces alrededor de la cabeza. Eran bastante parecidos a los pañuelos y se hacían de lino. Ahora se fabrican de algodón. El patriarca Lot y el profeta Isaías mencionan el uso de turbantes como tocado.

 

El cabello

Los judíos de los tiempos bíblicos prestaban mucha atención al cuidado de su cabello. A las jóvenes les encantaba llevarlo encrespado (Cantares 5.11), y se enorgullecían de tenerlo grueso y abundante. Los hombres de edad mediana y los sacerdotes se cortaban el pelo ocasionalmente pero muy poco. La calvicie era rara y se sospechaba que era propia de la lepra. Los hombres la barba, sino que se la dejaban crecer bastante y la ungían con aceite frecuentemente.

 

La túnica exterior

En los tiempos bíblicos había una túnica más suelta y más larga, que algunas veces se usaba, pero no por la gente común. La escritura indica su uso por los reyes, por los profetas, por los nobles, y algunas veces por los jóvenes. Algunos eruditos bíblicos piensan que era un tercer vestido, es decir, aparte de la túnica acostumbrada y la capa exterior. Pero otros han pensado que era como un manto especial que se usaba sobre la túnica, y esta puede haber tomado el lugar de la capa.

 

El cinto

Si la túnica no se sujetaba con un cinto, podía estorbar, pues no permitía caminar libremente. Así es que siempre se usaba un cinto cuando se salía del hogar para hacer cualquier labor. Hubo antes y hay actualmente dos clases de cintos. Uno era la variedad común, hecho de cuero, por lo regular de quince centímetros de ancho y equipado con broches. Esta era la clase de cinto usado por Elías y por Juan el Bautista (Mateo 3.4). El otro es de una clase más costosa. Es de lino, aunque algunas veces era de seda o de material bordado. Es generalmente como de una mano de ancho. El cinto sirve como una faltriquera (bolsillo de la prenda de vestir) donde se guarda dinero y otras cosas que se necesitan. El cinto se usaba para sujetar la espada de la persona a su cuerpo, por eso era muy necesario en el vestuario del hombre.

 

El manto o la capa

El vestido exterior que los aldeanos usan, es una capa larga que serviría a los occidentales de abrigo. Se fabrica de lana o pelo de cabra y algunas veces de algodón. Es de color café oscuro de diferentes tonos y con tiras blancuzcas perpendiculares. Sirve como abrigo contra el viento y la lluvia, y como cobertor por las noches. Es un cuadro más o menos común ver a un hombre caminando en un día caluroso, llevando su pesada capa. Y si se le pregunta por qué la lleva, su contestación será: “Lo que resguarda del frío, resguarda también del calor”.

 

Uso del manto

El acostarse por las noches es un asunto muy sencillo para los beduinos y labriegos. Esteras, alfombras o colchones se usan para acostarse, pero el huésped no provee nada. Cada persona tiene lo propio, que consiste en su manto. Como su tejido es muy apretado, es caliente, y si la persona duerme fuera del campo, su abrigo lo resguarda aun de la lluvia. Es por causa de este vestido exterior, que es el abrigo del hombre por la noche, por lo que la ley no permite a nadie tomarlo como prenda o garantía, porque ello le priva de conservarse en calor mientras duerme. Tal vestido, si se tomaba, tenía que ser devuelto antes del anochecer.

 

HOME

 

 

 

Copyright © 2004-2013 Shalom-Mission