Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí   Conflicto Arabe-Israelí  

 

Click for Tel Aviv, Israel Forecast

Hora   de   Israel

HOME

ISRAEL

EL ESTADO

CIENCIA

CULTURA

RELIGION

FESTIVIDADES

CALENDARIO

NOTICIAS

Imágenes de Israel

Recetas de Cocina

Usos y Costumbres de las Tierras Bíblicas

El Casamiento Judío

Suscríbase y reciba las actualizaciones en su correo electrónico

 

Ayudando a los que Necesitan

¡Sume su firma contra el antisemitismo!

Adhiriendo al Petitorio que promueve el Congreso Judío Mundial para que la ONU condene inequívoca y específicamente a este resurgido flagelo.

Aportes de Israel

a la Humanidad

ARQUEOLOGIA BIBLICA

¿POR QUÉ DEBEMOS

AMAR Y ORAR

POR ISRAEL?

Símbolos Judíos

Profecías sobre Mashiaj - Mesías

e Israel

*cumplidas

*parcialmente cumplidas

*contemporáneamente cumplidas

Ieshaiáh/Isaías 53

Una traducción erudita judía

Conflicto

Arabe-Israelí

Los Palestinos y su Verdadera Identidad

Conferencias

Recomendá esta Página a un Amigo

  Nombre de tu amigo:

 

  E-mail de tu amigo:

 

  Tu Nombre:

 

  Tu E-mail:

 

   

al clikear una sola vez será enviado

Agregue esta web a sus Favoritos

Shalom Mission-Todo sobre Israel

Haga de

Shalom Mission

Su Página de Inicio

clic en la imagen

Por Jimmy De Young

   Por vivir en Jerusalem durante los últimos 11años, he sido testigo de los acontecimientos más históricos de nuestros días. También he informado sobre sucesos que marcan el tiempo que los profetas judíos hablaron de cuando ellos describieron los últimos días previos al regreso del Mesías Jesucristo.

   Cuando me mudé a  Jerusalem, solo tres días antes  que surgiera la crisis del Golfo en Enero de 1991, me asombró la cantidad de periodistas de todo el mundo que habían venido al Medio Oriente. Muchos todavía están en Israel, cubriendo los sucesos diarios que están plasmando el mundo hacia un escenario que se encuentra en las porciones proféticas de la Biblia. Un estudiante de profecía bíblica se ha asombrado de las similitudes entre las noticias actuales y las profecías de la Palabra de Dios.

   La comunidad periodística en Israel es extremadamente numerosa. En realidad, Jerusalem es segunda sólo después de Washington DC, en el número de periodistas que viven aquí. Durante años, los periodistas han sido acusados de tergiversar las noticias para que encajen en sus propias agendas. Esta acusación ha sido dirigida a cada organización que recoge noticias en la región. Y, de hecho, existe evidencia de que los principales medios noticiosos manipulan las noticias sobre una base casi diaria.

   Puedo testificar del hecho que un prejuicio definido logra infiltrarse dentro de la mayoría de las historias que vienen del Medio Oriente. Yo cubro muchas de las principales historias de noticias mientras estoy en Israel; y al llegar a los Estados Unidos después, oigo o leo una historia acerca de los mismos sucesos que yo cubrí pero desde una perspectiva casi opuesta.

Tergiversando la Terminología

   Las manipulaciones de las noticias por los medios noticiosos ha cambiado efectivamente la forma de pensar de la gente alrededor del mundo. Un ejemplo descarado es el uso generalizado en la radio, televisión, y en forma impresa del término Ribera Occidental. Los periodistas en forma rutinaria lo usan para describir el área que en la Biblia se conoce como Samaria y Judea.

   No obstante, una mirada más de cerca de la frase le brindará un mejor entendimiento de la intención periodística detrás de ello. Durante una de mis primeras visitas a la Oficina de Prensa del Gobierno, al entonces Director Morty Dolinsky le preguntaron acerca de la Ribera Occidental y donde podría encontrarse su ubicación. Dolinsky, en su forma humorística, dijo que el país tenía varios”bancos” (de la pronunciación de la palabra “ribera” en inglés – bank), tales como el Banco de Israel; pero que él no conocía un “Banco Occidental”. Con eso estableció un precedente.

   A lo que los medios noticiosos se refieren cuando dicen “West Bank” es la propiedad al oeste del río Jordán que es el centro de la controversia en las conversaciones de paz ocasionales entre los Israelíes y los Palestinos. Es la tierra de Israel que aloja a los colonos judíos que creen que están viviendo en la tierra de sus primeros padres.

   La verdad es que, desde una perspectiva geográfica, la tierra en cuestión no es la ribera occidental de Israel. Técnicamente, es la ribera oriental de Israel. Cuando la gente usa el término West Bank, está haciendo una declaración política. La West Bank sólo puede referirse a la ribera occidental del país de Jordania, la nación que ocupaba el área bíblicamente conocida como Judea y Samaria antes de Junio de 1967.

   La designación West bank es sólo una forma en que los medios noticiosos manipulan la actitud del mundo. A menudo uno lee que los Israelíes están viviendo en “territorios ocupados”. Esta declaración da la impresión de que hace años el pueblo judío decidió quitarle un pedazo de tierra al propietario legítimo.

   Los bienes raíces en cuestión son la Franja de Gaza, Judea y Samaria, las cumbres del Golán, y la antigua ciudad de Jerusalem. Estas cuatro ubicaciones son el hueso de contención para Arabes y Palestinos, y ellos luchan por sus “derechos” a la tierra que está bajo el control de Israel.

   Sin embargo, ninguna “fuerza ocupadora” capturó estas ubicaciones geográficas. Esto es lo que sucedió. Israel estaba siendo atacada de tres lados – norte, este y sur – en Junio de 1967. A fin de defender a su pueblo y darles la seguridad de protección para sus familias, las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI), en una acción defensiva, empujó de vuelta a sus atacantes desde los centros de población de Israel.

   Las FDI en realidad establecieron zonas de espacio amortiguador entre el estado Judío y sus enemigos. Las tres naciones atacantes eran Siria en el norte, Jordania en el este y Egipto en el sur. Israel, luchando por su vida, repelió a Siria de vuelta hacia Damasco y tomó las cumbres del Golán como una zona de amortiguación en el norte.

   En el este, el ejército de Jordania fue repelido hacia Ammán, con Israel fijando a Judea y Samaria (a las que algunos se refieren como West Bank – la Ribera Occidental) como la zona de amortiguación. Los Egipcios fueron repelidos al sur hacia El Cairo, con las FDI tomando la Franja de Gaza y el Desierto de Sinaí como zona de amortiguación.

   Hace varios años los Israelíes hicieron un trato con Egipto por el Desierto de Sinaí pero retuvieron la Franja de Gaza. Como resultado de los acuerdos de Oslo, firmados en 1993, los Israelíes otorgaron a los Palestinos las responsabilidades administrativas en la Franja de Gaza.

   Decir que Israel está “ocupando” estas áreas es incorrecto. El mundo entiende la palabra ocupando como que significa una acción ofensiva donde una fuera luchadora le quita tierra a una entidad inocente para un propósito siniestro. La verdad es que, en estas áreas, Israel solo ha estado involucrada en operaciones militares defensivas.

   Alguien dijo una vez, que si uno cuenta una mentira durante un tiempo suficiente, no solo comenzará a creerla personalmente, sino que todos los demás la aceptarán también como verdad. Eso es lo que ha sucedido con la cuestión de Israel “ocupando territorio Palestino”. Los Palestinos afirman que Israel está ocupando la tierra de ellos, y los medios noticiosos mundiales han adoptado dicha causa al informar de los sucesos actuales del Medio Oriente.

   Muchos periodistas, mientras n están mintiendo intencionalmente, no obstante fracasan en decir toda la historia sobre algunas de las cuestiones principales.

   Un ejemplo perfecto de retener todos los hechos y antecedentes sobre una historia involucra la cuestión de un estado Palestino. Los líderes Palestinos afirman que ellos tienen derecho a tener de vuelta su estado, que ellos dicen que les fue quitado por los Israelíes. La tierra a la que se refieren en la acusación incluye la Ribera Occidental y Jerusalem (como mínimo, la Antigua Ciudad), que ellos quieren como su capital de un estado llamado Palestina.

   La verdad es que nunca hubo un estado llamado Palestina bajo liderazgo Palestino. Previo a la guerra de los seis días en Junio de 1967, la Antigua Ciudad de Jerusalem y la tierra al este hacia el río Jordán estaba bajo la soberanía de la nación de Jordania. Los Palestinos que vivían en esas áreas tenían pasaportes jordanos y eran súbditos del difunto rey Hussein.

   Antes que los Jordanos tomaran control de la tierra en cuestión, los Británicos la administraban, desde 1917. En Diciembre de 1917 el General Edmund Allenby del Imperio Británico aceptó la rendición de toda el área de la Ribera Occidental, incluyendo la ciudad de Jerusalem, del Imperio Otomano-Turco que había controlado el área por más de cuatrocientos años.

   Conocer la verdad ayuda a un estudiante de los tiempos y la Palabra profética de Dios para entender mejor lo que realmente está sucediendo en los acontecimientos de nuestros días. Ciertamente, algunas de las razones de que estas medias mentiras estén haciendo dicho impacto en nuestro mundo es la culpa de los periodistas que cubren estas historias en la contemporánea Israel.

   A medida que las tensiones en la región aumentan, se vuelve aun más crítico que las personas conozcan el prejuicio de las fuentes de noticias que les proveen información acerca de los sucesos en el Medio Oriente. Además, es importante desarrollar una cosmovisión que esté basada en un entendimiento del escenario profético de los últimos días según se establecen en la Palabra de Dios.

   Los sucesos políticos actuales están arreglando el escenario para que las Escrituras proféticas se cumplan. Cada día nos acercamos más al regreso del Mesías, el Señor Jesucristo. Es bueno que nos mantengamos al corriente de los sucesos actuales, pero debemos asegurarnos de que lo hacemos con la Biblia en la mano.

Jimmy De Young, director de Shofar Communications, es un periodista estacionado en Israel y los Estados Unidos.

 

HOME

 

 

 

Copyright © 2004-2013 Shalom-Mission